BIENVENIDOS:
Es un placer comunicarnos con todos ustedes a través de este medio, en el que queremos que nos sigan, que aporten, que compartan experiencias, que jueguen, en una palabra, como les decimos siempre que ¡disfruten!
Van a observar que dentro de este blog van a ver distintas bibliosecciones, bibliorincones, bibliosugerencias, biblioexperiencias, bibliorecomendaciones, para ustedes y de ustedes, los niños de las Escuelas nº 219 y 274 "Ex Experimental de Malvín", de Montevideo República Oriental del Uruguay, así como también para ex alumnos, para todas la familias y para todos aquellos que quieran comunicarse con nosotros de otros Departamentos o de otros Países.
Les sugerimos que escriban comentarios, sugerencias, ideas, recomendaciones de libros, para que la nuestra sea, una Biblioteca Viva.

miércoles, 23 de agosto de 2017

25 de AGOSTO: DECLARATORIA DE LA INDEPENDENCIA

25 DE AGOSTO DE 1825


La "Declaratoria de la Independencia" fue el resultado del desembarco de los Treinta y Tres Orientales en la playa de la Agraciada, en Soriano, el 19 de abril de 1825. Al mes del desembarco de Lavalleja, todo el territorio al sur del río Negro estaba en poder de los patriotas y los brasileños se habían refugiado en las ciudades amuralladas de Montevideo y Colonia.
Frente a una casi segura reacción de los invasores, Lavalleja constituyó un Gobierno Provisorio de la Provincia Oriental, y convocó a los Cabildos a nombrar sus representantes para una Sala a reunirse en la villa de San Fernando de la Florida con el objetivo de proceder a la declaratoria de independencia.
El 20 de Agosto de 1825 queda definitivamente instalada la Honorable Sala de Representantes de la Provincia de la Florida, bajo la presidencia de Juan Francisco Larrobla.
De ella surgen tres Leyes Fundamentales que se aprueban el día 25: Ley de Independencia, Ley de Unión y Ley de Pabellón.
No hay documentos que establezcan dónde se leyó el Acta de Independencia. Según la tradición, fue en la Piedra Alta, a orillas del Santa Lucía Chico, en el actual departamento de Florida.

ANTECEDENTES

La Declaratoria de la Independencia, expresada en una de las leyes promulgada por la Sala de Representantes de la Provincia Oriental el 25 de agosto de 1825,  fue antecedida por una serie de acontecimientos de gran importancia. También ha sido motivo  de polémica para diversos investigadores a lo largo de nuestra historia. 

El antecedente más importante fue el levantamiento oriental contra el ejército brasileño que ocupaba la Provincia Oriental desde 1820. Este movimiento revolucionario se había iniciado el 19 de abril de 1825 al producirse el “Desembarco de los Treinta y Tres Orientales” al mando de Juan Antonio Lavalleja. A la lucha se unieron distintos caudillos, entre los que se destaca Fructuoso Rivera que hasta ese momento colaboraba con el ejército brasileño.

CONFORMACIÓN DE UN GOBIERNO PROVISORIO
SALA DE REPRESENTANTES DE LA PROVINCIA ORIENTAL

Lavalleja convocó a los cabildos de la campaña para que enviaran representantes para la conformación de un Gobierno Provisorio
Este tendría por objetivo administrar el territorio liberado por los patriotas. 
Este gobierno se constituyó en la villa de  Florida el día 14 de junio de 1825. Ante él, en un gesto que hacía recordar el período artiguista, Lavalleja depositó el mando y expuso una memoria de lo realizado. 
El 17 el gobierno convocó a los pueblos de la campaña para la elección de los diputados que integrarían la Sala de Representantes de la Provincia Oriental. Las instrucciones enviadas a los pueblos disponían que cada uno de ellos contara con un representante elegido por tres vecinos propietarios en el mismo pueblo o su jurisdicción. Estos electores, a su vez, serían elegidos por los vecinos varones establecidos en el pueblo mayores de 20 años, con excepción de los esclavos.
La elecciones se realizaron en el contexto de la lucha  a lo que se le sumaba las condiciones climáticas propias de la estación invernal.

A pesar de todo, los diputados fueron llegando a la villa de Florida y el 20 de agosto quedó inaugurada la primera sesión de la “Honorable Sala de Representantes de la Provincia Oriental”. Estaba integrada por diputados de los siguientes pueblos: Guadalupe de Canelones, San José, San Salvador, San Fernando de la Florida, Nuestra Sra. De los Remedios (Rocha), San Pedro de Durazno, San Fernando de Maldonado, San Juan Bautista, San Isidro de la Piedras, Rosario, Vacas, Pando, Minas y Víboras. El presbítero de Canelones Juan Francisco Larrobla (1774 – 1842) fue elegido presidente de la Sala.

Resultado de imagen para 25 de agosto

Una de las primeras resoluciones fue nombrar a dos diputados que representarían a la provincia en el Congreso de las Provincias Unidas, que en esos momentos sesionaba en Buenos Aires y tenía la representación de gran parte del  antiguo virreinato del Río de la Plata. Otra resolución nombró a Lavalleja “Gobernador y Capitán General de la Provincia Oriental”.

Sin embargo, las leyes más importantes para nuestra historia fueron las aprobadas el 25 de agosto. Ya el 21 Larrobla planteó la cuestión de cómo se debía resolver la nulidad de los actos de incorporación a Portugal y Brasil por el Congreso Cisplatino de 1821. Los diputados  Carlos Anaya y Luis E. Pérez elaboraron los proyectos de ley que finalmente se aprobaron. 

La primera ley, la de independencia, consta de dos partes. La primera declara la nulidad y anulación de los actos de incorporación ya mencionados y en la segunda la Provincia reasumía su soberanía, expresando “...Se declara de hecho y de derecho, libre e independiente del Rey de Portugal, del Emperador del Brasil, y de cualquiera otro del universo, y con amplio poder para darse las formas que, en uso y ejercicio de su soberanía, estime conveniente.”

La segunda ley,  la de unión,  dispone que “...Queda la Provincia Oriental del Río de la Plata unida a las demás de este nombre en el territorio de Sud América, por ser libre y espontánea voluntad de los pueblos que la componen, manifestada con testimonios irrefragables y esfuerzos heroicos desde el primer período de la regeneración política de dichas provincias.”

La tercera ley, la de pabellón, fijaba como pabellón provincial el tricolor, con tres franjas horizontales celeste, blanca y punzó. 

Estas leyes respondían a la necesidad jurídica y política de afirmar la institucionalidad del movimiento revolucionario para asegurar su incorporación a las Provincias Unidas.

Otros acontecimientos como las victorias patriotas en Rincón de las Gallinas (24 de setiembre) y la de Sarandí (12 de octubre), decidieron al Congreso de las Provincias Unidas a resolver la incorporación de la  Provincia Oriental el 25 de octubre. Esto condujo a la declaración de guerra por parte del Imperio del Brasil el 10 de diciembre.

El proceso culminaría con la creación del Estado Oriental a través de la Convención Preliminar de Paz de 1828.

Diversos historiadores han interpretado de diferente forma las leyes aprobadas por la Sala de Representantes.  

José Pedro Barrán distingue dos tesis predominantes en nuestra historiografía, una de ellas es la “nacionalista” y la otra la “unionista”. La primera, en la que enmarca a los historiadores Juan Pivel Devoto y Pablo Blanco Acevedo sostiene que la independencia fue consecuencia de la voluntad y sentimiento nacional, que ya se manifestaba en al aprobación de las  leyes de la Florida.  La tesis unionista, con Eduardo Acevedo y Ariosto González, entre otros, plantea que la “ley de unión” implicaría el deseo oriental de incorporase a las Provincias Unidas para lograr la liberación de España, Portugal y Brasil en el seno del antiguo virreinato. Pero los acontecimientos posteriores desvirtuaron esta intención. 

Barrán sostiene una posición que considera las intenciones de los distintos grupos sociales que constituían la sociedad oriental en el período 1825 – 1828, y como los intereses los grupos dominantes se inclinaron por la independencia absoluta, una vez que vieron agotadas sus alternativas de integración a las Provincias Unidas del Río de la Plata.

Más allá de la polémica, es indudable que las leyes de la Florida tuvieron una importancia fundamental para el proceso histórico de nuestra patria.

Fuentes: 

Abadie, R y Vázquez, R. “Crónica General del Uruguay”, Montevideo, Ed. Banda Oriental, 1985.
Barrán, J. P, "La independencia y el miedo a la revolución social en 1825". En: Revista de la Biblioteca Nacional Nº 24, pág. 65.

Castellanos, A, “La cisplatina, la independencia y la república cuadillesca”, Montevideo, Editorial Banda Oriental, 1977.
WEBGRAFÍA: PORTAL URUGUAY EDUCA 


Este óleo del artista nacional Juan Curuchet Maggi permite tener una idea aproximada del aspecto que tenía el rancho donde ser reunió la Asamblea de Representantes de la Provincia que aprobó, entre otras la ley de independencia el 25 de agosto de 1825. El rancho estaba ubicado en al ciudad de Florida en la esquina de las actuales calles Gallinal e Ituzaingó. Según testimonios de la época sus paredes eran de ladrillo, su techo de paja a dos aguas y sus ventanas y puertas de madera. Había sido casa de familia y pulpería.

En este video se puede visualizar la Piedra Alta, a orillas del río Santa Lucía Chico, en las afueras de ciudad de Florida. En ese lugar, el 25 de agosto de 1825, los patriotas proclamaron la independencia de la Provincia Oriental. Por esta razón fue declarada Altar de la Patria en el año 1900, así como monumento histórico nacional. A través de los años, han sido colocadas sobre la roca diversas placas de bronce en homenaje a los hechos históricos que ella representa. En su entorno se construyó un parque llamado “Prado de la Piedra Alta” que incluye especies exóticas y nativas.
(WEBFUENTE: PORTAL URUGUAY EDUCA)


Publicado el 28 ago. 2015
El Origen es un programa conducido por Facundo Ponce De León donde, con impresionantes ediciones cinematográficas y gran producción, llevan a cabo una investigación por el origen de cada suceso histórico ocurrido en Uruguay. En este especial se realizó la historia de la Declaratoria de la Independencia (25 de Agosto).

                            Uruguay: 25 Agosto 1825.                            Declaración Independencia - Educatina



Haz click aquí para leer el texto escrito por el Profesor W. Reyes Abadie que expone cómo el 20 de agosto de 1825 fue instalada, en la villa de Florida, la Sala de Representantes de la Provincia Oriental hasta lograda la aprobación de las tres leyes más importantes del 25 de agosto.

Esperamos que les sirva este material histórico
Bibliobesos
Maestras Virginia y Silvana encargadas de la Biblioteca "Luisa Otaegui"

viernes, 18 de agosto de 2017

FELIZ DIA DEL NIÑO

¡FELIZ DÍA DEL NIÑO!

Queremos compartir este corto para reflexionar 
¡Feliz día!


Habría mucho más para conversar 
Valoremos lo que tenemos y seamos felices 
Pasen hermoso
Los queremos 
Bibliobesos
Silvana y Virginia, Maestras encargadas de la Biblioteca "Luisa Otaegui"

domingo, 16 de julio de 2017

18 DE JULIO: JURA DE LA CONSTITUCIÓN

18 DE JULIO: JURA DE LA CONSTITUCIÓN 

Resultado de imagen para jura de la constitucion blanes

La República Caudillista 

En 1830 la población de la Banda Oriental era de 74.000 habitantes, 14.000 vivían en Montevideo y 60.000 en los veinticuatro poblados existentes en el resto del país.
Existía una escasa urbanización y un muy bajo índice de instrucción pública, había unas 14 escuelas en todo el país. El índice de analfabetismo era muy alto, sobre todo en la campaña. Asimismo era escasa la experiencia política de las masas campesinas (Castellanos, 1998).
En ese momento, el país poseía una única fuente de riqueza: la ganadería mayor, practicada por los mismos métodos rudimentarios que en la época colonial. Los años de paz entre 1828 y 1830 permitieron una recuperación, que posibilitó el resurgimiento de la única industria manufacturera: la salazón de cueros y carnes, y la curtiembre (Castellanos, 1998).
En la capital vivían los sectores más ricos, dedicados sobre todo al comercio y a la política y un escaso sector de clase media profesional y artesanal; en la campaña vivían pequeños propietarios en los alrededores de las villas y pueblos, y una mayor población campesina de arrendatarios y tenedores de tierras, peones, changadores y gentes varias sin ocupación ni oficio (Castellanos, 1998).

La Asamblea General Constituyente y Legislativa

Una vez ratificada la Convención Preliminar de Paz (4 de octubre de 1828) por los Gobiernos de las Provincias Unidas (actual Argentina) y Brasil, se realizaron las elecciones para designar a los Representantes que habrían de gobernar el territorio oriental y al mismo tiempo redactar la Constitución política del nuevo Estado.
El 22 de noviembre de 1828, integrada con 28 miembros, la Asamblea General Constituyente y Legislativa del Estado se instaló en la villa de San José. Tuvo que enfrentar dos grandes problemas: uno relativo a la organización y administración del nuevo Estado, debido a las urgencias que presentaba una realidad institucional en la que casi todo estaba por hacer, y otro, las rivalidades personales de los dos caudillos que buscaban obtener el predominio en la asamblea para volcarlas a su favor. Aún no existían los partidos políticos, sino grupos de personas que seguían a Rivera o Lavalleja, ambos con importantes méritos personales en las guerras de la independencia por lo que aspiraban al mando supremo del nuevo Estado (Nahum, 1998).
La Asamblea comenzó a tratar el proyecto el 6 de mayo de 1829 y lo aprobó el 10 de setiembre. Como la Convención Preliminar de Paz requería la aprobación de la Constitución por los gobiernos vecinos, Santiago Vázquez fue enviado a Buenos Aires y Nicolás Herrera a Río de Janeiro con el proyecto constitucional. Ambos gobiernos reconocieron que no existían cláusulas que los perjudicaran y la aprobaron en Río el 26 de mayo de 1830, liberando así el camino para su Jura por la población oriental (Nahum, 1998).

La Constitución de 1830 

18 de julio de 1830 se juró nuestra primera Constitución. A partir de ese momento la Provincia Oriental se organizó como Estado soberano e independiente. En aquella Constitución se define al estado como la asociación política de todos los ciudadanos comprendidos en su territorio, se afirma en la ley la independencia de todo poder extranjero y los derechos de los habitantes a ser protegidos en el goce de su vida, honor, libertad, seguridad, trabajo y propiedad. La Constitución establecía un régimen unitario y la República estaba dividida en nueve departamentos.
De acuerdo con Nahum, los constituyentes actuaron según ideas liberales que no eran las de mayor arraigo en ese momento en Europa ni América. En ambos continentes había una reacción contraria al liberalismo, que se veía como señal de anarquía y desorden (1998).
“La afirmación de derechos personales, la distribución de poderes, las garantías para su funcionamiento, fueron rasgos positivos de esta Constitución, que la hicieron perdurable.
Fue vista por el país como una garantía de vida civilizada, como un símbolo de orden al que todos se remitían o decían aspirar (…). Estuvo por encima de los caudillos y luego de los partidos, y todos fueron conscientes de que muchos males de la República derivaban de su no acatamiento.” (Nahum, 1998: 56).
En un país atravesado por las guerras de independencia y sin una organización interna, la Constitución de 1830 quiso asentar la estabilidad al hacer muy difícil su reforma y crear un Ejecutivo fuerte y centralizado (Nahum, 1998).
Se le han señalado también rasgos negativos a esta primera Constitución: privó de la ciudadanía a peones jornaleros y a analfabetos, debilitando los derechos de la población rural y dejando al margen de la vida política al país real; no se refirió expresamente a los derechos de reunión y de asociación; no se pronunció claramente a favor de la libertad de cultos; no previó la coparticipación de los partidos políticos en el poder, lo que obligó a las minorías a recurrir a la revolución; desnaturalizó el papel de la Asamblea General al convertirla en electora del Presidente de la República, de esta manera, los diputados fueron más electores que representantes del pueblo; excluyó a los militares del Parlamento; suprimió los Cabildos, que fueron centro de vida local y espíritu cívico, y no organizó debidamente los gobiernos locales, estimulando su autonomía (Nahum, 1998).

Referencias bibliográficas:

Castellanos, A. (1998): “La Cisplatina, la independencia y la república caudillesca”. Ediciones de la Banda Oriental y La República, Montevideo.

Nahum, B. (1998): “Manual de Historia del Uruguay 1830-1903” Tomo I. Ediciones de la Banda Oriental. Montevideo

Webgrafía: Portal Uruguay Educa

Por más información Haz click aquí


                              Uruguay: 1830 - Jura a la Constitución- Educatina 


Espero que les sirva
Bibliobesos
Silvana
Maestra encargada de Biblioteca "Luisa Otaegui"

viernes, 16 de junio de 2017

19 DE JUNIO DÍA DE ARTIGAS y de la Bandera

19 de junio Día de José Gervasio Artigas

Resultado de imagen para ArtigasResultado de imagen para Artigas

El 19 de junio se celebran en Uruguay dos eventos de gran importancia: el natalicio de José Gervasio Artigas y el Día de la Bandera.



Natalicio de Artigas

José Gervasio Artigas nació el 19 de junio de 1764 en Montevideo, en el seno de una familia vinculada a la fundación de la ciudad.

Pasó los primeros años de su vida en Montevideo, donde concurrió a la escuela de los Padres Franciscanos, pero frecuentaba mucho el campo. Allí comenzó a amar la campaña y aprendió a realizar todas las tareas camperas.

Entró en el Cuerpo de Blandengues y en 1811 se unió a la Revolución Oriental, convirtiéndose al poco tiempo en Jefe de los Orientales, título que le dio su propio pueblo.

No fue solo un destacado militar, sino que además dio una definición ideológica a la Revolución Oriental.

Las ideas de Artigas aún tienen vigencia, sobre todo con relación a la integración americana.

Murió en Paraguay, el 23 de setiembre de 1850.

Para conocer más sobre su vida y su historia, puedes ingresar en la unidad "Artigas".


Día de la Bandera

El día del natalicio de Artigas se ha declarado también como Día de la Bandera, relacionando así este símbolo con las ideas patrióticas del prócer.

En este día se realiza el Juramento de Fidelidad a la Bandera Nacional. Este juramento se lleva a cabo desde el año 1940. El decreto del 20 de julio de 1940 establece: "Todo ciudadano natural o legal está obligado a prestar juramento de fidelidad a la Bandera Nacional, en acto público y solemne".

Los alumnos de todo tipo de institución pública o privada y los empleados de la Administración Pública, incluyendo las Escuelas Militares, Navales, etcétera, deben realizar este juramento.

Información extraida del Portal Ceibal



Documental del Origen: Una mirada Filosófica


Esperamos que les sirva
Bibliobesos 
Silvana y Virginia  Maestras Encargadas de Biblioteca "Luisa Otaegui"


viernes, 9 de junio de 2017

11 DE JUNIO NUESTRA ESCUELA CUMPLE SUS 90 AÑOS

1927- 11 de junio -2017
Nuestra escuela cumple 90 años 


La Escuela Experimental de Malvín surge como parte de las iniciativas llevadas adelante por la Comisión de Escuelas Experimentales, que estimulaba el desarrollo de nuevos métodos de educación, en consonancia con experiencias que se desarrollaban en Europa. Se trataba en síntesis, de propugnar una enseñanza concebida como formación integral, en relación con la naturaleza y las actividades prácticas, y en la que el niño participase activamente, y no como mero receptor de conocimientos.

Sus Orígenes:

Olympia Fernández nació el 31 de marzo de 1890 en Lezcano, departamento de Rocha. Recibió su título de maestra a la edad de 18 años. En 1926 viajó a Europa y visitó diferentes centros docentes en Bélgica, Holanda, Suiza, España y Francia. En Bélgica trabajó junto al Dr. Decroly en la escuela de L' Ermitage. Se doctoró Psicología y Filosofía. En 1927 de regreso a Uruguay, fundó la Escuela de Malvín, aplicando el método Decroly. En 1937 en el Parque Rodó la Escuela del Parque (Escuela activa en la Naturaleza). Falleció en noviembre de 1956.
El 20 de Abril de 1927, se autorizó la creación de la escuela pedida por la Srta. Olympia Fernández, pero recién en los primeros días de junio se presentó en la casa de la Srta. Olympia un hombre con las llaves de una casita de la calle Estrázulas y Aconcagua. El 11 de Junio de 1927 con 5 alumnos inicia sus actividades, cuyos nombres eran: Mario Ibarburu, Enrique Carro, Luis Alberto, Alfonso Valls y Andrés Barreto.
No tenían mobiliario. Utilizaban los cajones de madera, dónde se ponía la fruta, como bancos. Tampoco tenían pizarrón y utilizaban papel de embalaje donado por un restaurant que estaba enfrente al local escolar.
Día a día aumentaba el número de alumnos, por lo que tuvieron que mudarse a otra casita un poco más grande situado en la calle Michigan y la Rambla.
Mientras tanto Olympia comienza a gestionar un cambio de local. Visitó la escuela el Ministro de Instrucción Primaria, Sr. Enrique Fabregat que fue testigo de las precarias condiciones en que se trabajaba. Para apoyar la obra se creó una Ley Nacional firmada por el Ministro y el Presidente de la República, Sr. Juan Campistegui. Eligen al arquitecto Scasso para realizar el proyecto y construcción de la misma.
El 23 de junio de 1929 colocaron la piedra fundamental del Pabellón Salvo.

¿Quién fue Scasso? Su proyecto. 

La vinculación con el medio, no sólo era parte del proyecto educativo, sino que también la arquitectura, con su disposición abierta, que permite la integración visual, sonora, etc., con y desde el resto del barrio, también nos habla de esta intención, de que la escuela no es un lugar de aislamiento, y que la instancia de la educación se da en el marco de toda la comunidad.
El Arq. Scasso (1892 – 1975), quién en esa época era Arquitecto de la Dirección de Paseos Públicos de la Intendencia Municipal de Montevideo y Docente de Urbanismo en la Facultad de Arquitectura, interpretó de manera excelente los conceptos acerca de cómo debía ser el ambiente en el que se desarrollase la formación de los niños. En este aspecto fue fundamental el papel que desarrolló la maestra Olimpia Fernández, con quien Scasso tuvo las entrevistas previas a la iniciación del proyecto.
Las nuevas ideas en materia de educación armonizaron con las nuevas ideas en materia de arquitectura, que en aquellos años vivía un momento de profunda renovación. Desde principios del S.XX se desarrollaban en Europa las vanguardias artísticas, que impulsaban nuevas concepciones y que encontraron en los problemas surgidos del desarrollo industrial, el crecimiento de la población y de las ciudades, y los cambios sociales, la posibilidad de concretar en la práctica muchos de sus postulados.
En Uruguay, las ideas de la nueva arquitectura europea llegaban a través de los viajes que realizaron muchos de los jóvenes arquitectos de entonces (Scasso entre ellos), y de revistas de arte y arquitectura, entre las cuales se destaca especialmente la revista holandesa "Wendingen". Estas ideas, hacían raíces en terreno fértil, dado que la Facultad de Arquitectura era relativamente nueva (se funda como Facultad independiente en 1915), y si bien en ella la base de la educación era esencialmente académica, el ambiente era abierto a las propuestas renovadoras. Es interesante el hecho de que, la dificultad idiomática determinaba que esta arquitectura se conocía a través de las fotos y dibujos, y la mayoría de las veces no se leían los textos, por lo que la primer arquitectura renovadora en Uruguay tiene un marcado carácter formal, sin mayor interés por las grandes construcciones teóricas.
En el caso de la Escuela Experimental de Malvín, uno de los aspectos más destacables es el hecho de que, en su idea general, está concebida a la manera de una pequeña ciudad, en la que el aula es la casa de los niños. Se desarrolla así a partir de una "calle", por la que se accede a los diferentes "edificios", dentro de los cuales, a su vez, están las "casas". Esta "casa" constituye el espacio fundamental, dado que es allí donde el niño pasa una porción importante del tiempo. Por tanto, no es sólo un aula, con su pizarrón, etc., sino que cuenta con estufa a leña, lo que genera un ambiente doméstico y agradable, y un "rincón de los cuentos", dedicado no a la enseñanza tradicional sino al descanso, la recreación y el intercambio.
La forma del aula, cuadrada, y la iluminación desde varios lados, así como el hecho de que cuentan con más de un pizarrón, y tenían un equipamiento de mesas para grupos de niños y sillas (no los tradicionales bancos que existen actualmente), permitía diferentes posibilidades de disposición y uso, así como estimulaba las formas de trabajo colectivo, en donde el maestro no estaba en un punto fijo y jerarquizado, sino que también formaba parte del grupo.
Las aulas se organizan en pabellones (los "edificios" de la ciudad), con espacios de circulación amplios y abiertos al norte, de manera de recibir sol, contener la entrada directa de rayos de sol al aula, evitando reflejos perjudiciales para la buena visión y proteger de los vientos fríos. Así, estos espacios pueden usarse como lugar de recreo en momentos de lluvia. Estas galerías abiertas de circulación se abren a los diferentes patios, y las de planta alta se comunicaban con estos patios mediante toboganes que luego fueron retirados. Todo esto armonizaba con la idea de dar importancia a la vida y las actividades al aire libre, y al espacio exterior como parte fundamental del espacio educativo. Es de señalar que estos patios no constituyen un patio central único y jerárquico, a la manera de los edificios escolares convencionales en esa época, sino partes de un espacio exterior continuo que fluye entre los pabellones y la vegetación, y se integra con la ciudad.
Si bien el aula es de gran importancia, en tanto Escuela dedicada a la formación integral, además de los espacios exteriores, la escuela contaba (y en la actualidad cuenta, pero en menor medida) con instalaciones complementarias, dedicadas tanto a lo didáctico (laboratorio, biblioteca) como a brindar servicios que permitieran estar al alumno mayor tiempo en la escuela y realizar actividades prácticas (cocina, comedor), así como a realizar eventos y actividades de vinculación con el medio (salón de actos).
Finalmente, la forma arquitectónica es sencilla, con volúmenes definidos con precisión aunque no exentos de detalles que realzan el efecto de luces y sombras. Existe un innegable vínculo entre esta arquitectura y la del arquitecto holandés Wilhem Marinus Dudok, cuya obra se difundía precisamente a través la revista "Wendingen" antes mencionada, y que realizó muchas escuelas en su país. Este vínculo nos habla de la inteligencia y sensibilidad del Arq. Scasso, quién, como muchos de su generación supieron armonizar las influencias renovadoras de otras tierras con las necesidades y posibilidades de nuestro medio, contribuyendo de esta manera a generar espacios como el de este edificio, que no solamente tienen alto valor patrimonial, sino que además conservan su vigencia en relación con el fin con el que fueron creados.
Cambio de directora, cambio de método de enseñanza.

Cambio de metodología: PLAN ESTABLE 

En el año 1942, toma posesión del cargo de Directora Inspectora la Sra. María Abate la cual empieza a aplicar el Plan Estable el cual sustituyó al Plan Decroly.
El Plan Estable fue una metodología, una forma de trabajo impulsada por el científico y maestro Clemente Estable, donde se proponía una escuela renovada basada en aspectos muy puntuales como el desarrollo del espíritu científico, de la investigación, del amor a la naturaleza, sin descuidar para nada los valores que dignifican al hombre.
Esta escuela empleó esta metodología, esta aventura, donde el niño crecía entre laboratorios, prácticas cotidianas de crear y construir y una multiplicidad de actividades que le hacían vivir la libertad de crear en todos los campos de conocimiento y arte. Se trabajaba en doble horario los días lunes, miércoles y viernes, se concurría a talleres de toda índole, se criaba animales y se cultivaba hortalizas.
El Plan Estable es un plan por la estructuración de su contenido; y es un método porque da maneras de trabajar.
El método es el de investigación. El contenido está estructurado en lo que el autor llama "centros organizadores del saber". Funciona estructurando, coordinando. Hay en todo el plan una lógica: el todo condiciona las partes, y esas partes no tienen sentido si no es en el todo.

En 1980, se deja de aplicar dicho plan. A partir de ese año pasa a ser escuela común. El 7 de Junio de 1985 se crea una escuela para el turno de la tarde debido a la gran cantidad de alumnado. Entonces la escuela de la mañana queda con el número 219 “Olympia Fernández” y la tarde obtiene el Número 274 (años después recibe el nombre de “Dr. Héctor Lorenzo Ríos”).

Tendremos una página dentro de este blog con la historia de cada parte de la escuela para que puedan acceder, buscar información e interiorizarse con la historia de nuestra querida escuela que este año cumple sus 90 años. 

Esperamos que les sirva 
Bibliobesos 
Silvana y Virginia maestras encargadas de la Biblioteca "Luisa Otaegui"